Probablemente estés infectado por éste parásito cerebral y no lo sepas

¿Has oído hablar de la toxoplasmosis o del Toxoplasma Gondii? Seguramente que sí y lo que es peor, probablemente estés infectado por éste parásito cerebral y ni siquiera lo sepas.

No te preocupes, en sí, para un humano adulto éste parásito no es mortal, salvo en personas con el sistema inmune debilitado, donde puede causar complicaciones. Pero por regla general, tras sufrir unos síntomas parecidos a una gripe, el cuerpo es capaz de neutralizarlo.

Donde realmente puede causar estragos es en aquellas mujeres que estén embarazadas y no tengan los anticuerpos frente a éste parásito. Principalmente, los humanos nos contagiamos al tener contacto con gatos infectados, los cuales anteriormente se han comido una rata que, influenciada por el parásito, se ha sentido atraída hacia sus enemigos mortales los gatos. También podemos contagiarnos si ingerimos verduras sin lavar adecuadamente.

Se estima que al menos la mitad de la población mundial está infectada por la toxo. Todo o casi todo lo que sabemos sobre ésta criatura es gracias a las investigaciones del Dr. Jaroslav Flegr, quien se dió cuenta de que algunos animales mostraban un extraño comportamiento, dejando de lado su propia seguridad y haciéndose muy imprudentes, al igual que ocurría con otras especies que eran infestadas por parásitos cerebrales ya conocidos que las inducían a ello.

toxoplasma o toxoplasmosis

¿Cómo afecta a las personas la toxoplasmosis?

El Dr. Flerg ha estudiado los efectos del parásito en los humanos desde hace años, y no es para no darle importancia. Cuando el parásito infecta a un hombre, éste se vuelve más introvertido, desconfiado, ajeno a las opiniones de los demás, e inclinado a ignorar las reglas. Mientras que las mujeres infectadas son todo lo contrario: más extrovertidas, confiadas, consciente de su imagen, y  respetan las reglas más que las mujeres no infectadas.

Ahora bien, si la Toxo afecta a un bebé aún no nacido cuya madre no ha generado los anticuerpos, los problemas pueden ser bien grandes tanto antes del nacimiento como después del mismo, ya en la adolescencia:

-Hígado y bazo agrandados
-Vómitos
-Daño a los ojos por inflamación de la retina u otras partes del ojo
-Problemas en la alimentación
-Pérdida de la audición
-Ictericia (piel amarilla)
-Bajo peso al nacer (restricción del crecimiento intrauterino)
-Erupción cutánea (pequeñas manchas rojas o moretones) al nacer
-Problemas de visión

Y eso sin contar los posibles problemas cerebrales como convulsiones o déficit mental.

Así que si está embarazada y no sabe si ya pasó la Toxo, lo mejor es que no se acerque a ningún gato por el bien de la salud de su futuro hijo o hija y que coma las verduras bien lavadas y desinfectadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: