By | octubre 19, 2017

Un hombre de 37 años llamado Robert Nababan, iba circulando por una carretera de Sumatra (Indonesia), cuando se topó con una pitón gigante monstruosa que obstaculizaba el camino.

A ninguna persona en su sano juicio se le ocurriría apearse del vehículo para intentar apartarla, pero Rober lo hizo. En cuanto Rober se acercó para apartar a la pitón de la carretera ésta mordió su brazo y empezó a enrollarse alrededor de su cuerpo con el fin de devorar al hombre.

 

Gracias a la ayuda de otras personas que estaban cerca, Robert salvó su vida. Si Robert se hubiera encontrado solo en aquel momento probablemente el deselance hubiera sido totalmente distinto. Finalmente, acabaron matando a la pitón que medía cerca de 7 metros usando una especie de machete grande.

Al parecer la serpiente que atacó a Rober en Indonesia es una pitón reticulada. Las pitones reticuladas son las serpientes más largas del mundo y miden aproximadamente entre 5 y 7 metros de longitud y pueden llegar a pesar hasta 75 kg.

Las pitones no son serpientes venenosas y normalmente no son consideras peligrosas para los humanos. Pero hay algunas excepciones. A veces ocurre que algunas pitones de tamaño descomunal han llegado a matar y devorar a un hombre.

Es precisamente en Indonesia dónde se encuentran las pitones de mayor tamaño y peso.

Aquí puedes ver la foto de la serpiente que atacó a Rober y que mataron entre varias personas. Sin duda su tamaño es aterrorizante.

Sin duda alguna Robert Nababan aprendió una importante lección: no acercarse jamás a una serpiente gigante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.