By | septiembre 13, 2016

La mayoría de las personas vivimos nuestra vida sin preocuparnos demasiado de lo que le ocurre a nuestro prójimo. Quizás éste mundo, que nos hace vivir tan deprisa, nos ha condicionado a cerrar los ojos a las necesidades de otras personas no tan afortunadas quizás como nosotros. Ayudar a los pobres no es una opción.

Lo que sí es cierto, es que todavía quedan pequeñas personitas que han vencido esa negra influencia que domina nuestra sociedad:los niños. Su mente y su corazón aún es capaz de ver más allá de lo que nosotros los adultos, que creemos saber más que ellos, podemos ver.

Y para muestra un botón. El video que viene a continuación, fue grabado por un padre orgulloso cuando en un momento, vió cómo su pequeña hija iba a realizar un acto de increíble y maravillosa bondad.

La pequeña estaba almorzando con su papá, cuando tras la ventana del restaurante observó a un hombre sin hogar. La pequeña, movida por la compasión, le preguntó a su padre si podía darle de su plato de carne y patatas (aún sin tocar) a ese hombre que parecía estar pasándolo mal.

Al instante, su padre cogió el móvil y se puso a grabar éste maravilloso momento. ¿Qué orgulloso debió sentirse de su hija! Ojalá los adultos fueramos tan sensibles como los niños a las necesidades de nuestro prójimo.

Espero que te guste el video porque a mí me hizo sentir tan emocionado como para escribir éste post.

¡Bravo! Estamos tan orgullosos de ella como en su momento lo estuvo su papá.¡No cambies nunca!.
Al igual que ésta pequeña, cualquiera de nosotros puede encontrar formas de ayudar a otras personas pobres de formas tan sencillas como ella lo hizo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.